miércoles, enero 16, 2008

A que edad se empieza a esquiar

Todos los años unos cuantos papas me hacen la pregunta del millón, que edad es la buena para que mi niñ@ empiece a esquiar? .Yo rápidamente respondo que depende del niñ@ en cuestión. En principio desde las escuelas recomendamos que sea entre los cinco o seis años .Ahora bien hay factores que intervienen, una semana de aprendizaje de un niño de cuatro años equivale al de dos días de un niño de ocho. El aprendizaje de un niño se basa en su coordinación psicomotriz, esto significa que hay niños que avanzaran más y otros no tanto en un mismo periodo de tiempo.

Los médicos aseguran que la capacidad psicomotriz de un niño se desarrolla lo suficiente para la práctica del esquí entre los tres y cinco años y que es a partir de esa edad cuando se debería de comenzar su actividad en la nieve. Si bien yo he impartido clases a niños menores de esa edad con muy buenos resultados, no significa esto que sea lo habitual, no por el resultado, sino por el método; me explico, en estos caso el niño ha estado en la pista tan solo una hora al día y luego a casa a descansar, con el consiguiente trastorno para los padres, dado que tenían que hacerse cargo de “solo” disfrutar una hora de esquí por su cuenta.

Debéis tener en cuenta que un niño de tres años no conoce su cuerpo lo suficiente como para coordinarlo en el esquí .Si que podemos en días de buen tiempo y con poca gente ir adaptando al medio a estos niños por medio de juegos, trineos, pequeños paseos, muñecos de nieve….

Partimos ya de que la edad ideal para que un niño empiece a esquiar es de cinco- seis años (vuelvo a repetir que un año en esas edades es mucho y que cada niño es diferente). Comenzaríamos con juegos para ir haciendo una adaptación progresiva al medio (lo que para nosotros es normal en cuanto a entorno y equipación para un niño es como ir de astronauta a la luna) y poco a poco hacer del esquí una actividad tan grata como a nosotros nos resulta.

Cuando llevemos al futuro esquiador debemos ser conscientes de su debilidad en un medio un tanto hostil y prevenirle de los riesgos que ello supone haciendo siempre uso del casco, llevando buena ropa de abrigo (no quiero decir de marca, sino que cumpla su cometido), dándole agua para evitar deshidratación y un largo etc., para hacer que nuestro a nuestro niño el esquí le guste y no le parezca un sufrimiento.
Por último, es imprescindible entender que el fin es que a nuestro niño le guste y aprenda esquiar y no escaquearnos unas horas para ir nosotros a las pistas que nos gustan, esto ya vendrá más tarde cuando esquiéis juntos.

Si no tenéis la certeza de que es el momento de iniciar a vuestros hijos es mejor acudir a la guardería de nieve y esperar a la temporada que viene.
Marcos García, jefe de profesores de la escuela de esquí La Calgosa

Yo añadiría, y esto es a título personal por mi experiencia propia con mi hijo, que el primer día que le pongas unos esquís contrates una hora (o menos incluso si te dejan) con un profesor, porque tienen más experiencia en ello y así evitarás que tu hijo se caiga 'bajo tus cuidados' y se lleve una mala impresión de la nieve.

1 comentario:

  1. Sólo añadir que nunca es tarde para aprender a esquiar (o disfrutar de la nieve)

    ResponderEliminar